¿Cómo proteger tus finanzas personales en una recesión? - Ventana EBC
Fb. In. Tw. Be.
¿Cómo proteger tus finanzas personales en una recesión?

¿Cómo proteger tus finanzas personales en una recesión?

TIEMPO DE LECTURA: 6 MINUTOS

Autor: Eduardo Rosas Osorno, Ex alumno de la Licenciatura Ejecutiva en Finanzas y Banca, Escuela Bancaria y Comercial.

¿Cómo proteger tus finanzas personales en una recesión?

A lo largo de nuestra existencia viviremos más de una recesión y en cada una nos enfrentaremos a situaciones en las que nuestras finanzas personales podrían ser afectadas. Por eso, es importante aprender a protegerlas en tales circunstancias. Aquí te mostraré los pasos que puedes seguir para fortalecerlas y hacerlas más resistentes.

Las recesiones económicas: cómo ponen en riesgo las finanzas personales

La elevada inflación que México está experimentando y el bajo crecimiento económico de los últimos dos años incrementan los riesgos de recesión económica. Y si ello no ocurre inmediatamente, es altamente probable que, de todas formas, vivamos una nueva recesión en el futuro. Las recesiones ocurren aproximadamente cada seis años (Federal Reserve Bank of St. Louis): tan sólo en los 22 años que van de este siglo, ya hemos padecido al menos tres.

 

Entonces, para fortalecer tus finanzas, lo primero que debes hacer es crear un fondo de emergencias.

¿Cómo proteger tus finanzas personales en una recesión?

Paso 1: Crea un fondo de emergencias

El objetivo de un fondo de emergencias es proveerte de una suma de dinero que esté inmediatamente disponible en caso de que tengas que enfrentar un gasto no previsto. Porque en algún momento podrías necesitar dinero para reparar el refrigerador, para meter el automóvil al taller, para cubrir gastos de salud por alguna enfermedad, etcétera.

 

Si en esos momentos no tuvieras la solvencia económica para enfrentar los gastos, el problema no sólo sería la comida echada a perder, el llegar tarde al trabajo o el posponer tratamientos importantes, sino que podrías requerir de préstamos, los cuales siempre generan intereses y dañan tus finanzas.

 

En una recesión, los empleos son escasos, los sueldos insuficientes y la inflación más elevada. En tales circunstancias, el fondo de emergencias cobra una renovada importancia.

 

Esfuérzate, entonces, en juntar lo correspondiente a un mes de tus gastos lo más rápido posible. Ésta debe volverse tu prioridad financiera número uno. Tener ese mes ya ahorrado significa que, en caso de emergencia, tendrás cierta solvencia. En caso de pérdida de empleo, podrías utilizar ese dinero para lo imprescindible durante el lapso en que consigues otro trabajo.

 

Si ahorras 10% de tu sueldo, te tomará nueve meses juntar un mes de tus gastos; si ahorras 20% de tu sueldo, tardarás sólo cuatro. Es un objetivo que requiere de dedicación y de crear hábitos.

cómo cuidar de tus finanzas personales

¡Pero no te detengas aquí!

 

Ya que hayas ahorrado esa cantidad, intenta reunir tres, luego seis, incluso doce o hasta veinticuatro meses de tus gastos. Pero conforme crece tu fondo de emergencias, la prioridad de seguirlo incrementando disminuye. Mientras que juntar el primer mes debe ser tu única prioridad financiera, una vez que lo tengas puedes repartir la prioridad entre seguir creciendo tu fondo y pagar tus deudas.

Paso 2: Paga tus deudas

Como lo decía en el punto anterior, tener un fondo de emergencias evita que te endeudes en ciertos escenarios y que tus finanzas personales se dañen por el pago de intereses.

 

Pero si ya tienes deudas (y ya tienes al menos un mes de tus gastos en tu fondo de emergencias), es tiempo de darle alta prioridad a pagarlas pronto.

 

Deshacerte de tus deudas permitirá que, en caso de una recesión, puedas destinar más dinero a tus prioridades y no sólo a pagar intereses a los bancos (recuerda que las tasas de interés suben en época de alta inflación). Además, piensa en la estabilidad emocional que se consigue cuando estamos libres de deudas.

 

Para pagar tus deudas de la forma más eficiente posible, empieza enfocándote en aquella que más intereses te cobra. Por ejemplo, si tienes una deuda con una tarjeta de crédito y otra deuda con un crédito automotriz, es muy probable que sea la tarjeta de crédito la que te esté cobrando más intereses (pregunta a tu banco, para asegurarte). Entonces, enfócate primero en pagar esa tarjeta de crédito.

 

Esto no significa que debes dejar de pagar el crédito automotriz en lo que pagas tu tarjeta de crédito, sino que debes seguir pagando el mínimo de todas tus deudas. Todo el dinero extra que puedas utilizar para el pago de tus deudas, destínalo primero a la deuda más cara (la tarjeta de crédito, en nuestro ejemplo), y ya que quede cubierta, te enfoques en la siguiente.

 

Toma en cuenta que podrías tener que pagar tus deudas al mismo tiempo que sigues construyendo tu fondo de emergencias, como lo platicamos en el paso uno. Para asignar prioridades podrías seguir las siguientes recomendaciones:

  • Si tienes menos de un mes de tus gastos en tu fondo de emergencias:
    • Destina 100% de tu dinero extra al fondo de emergencias.
    • Destina 0% al pago extra de tus deudas (sigue pagando lo mismo de siempre).
  • Si tienes entre uno y tres meses de tus gastos en tu fondo de emergencias:
    • Destina 50% de tu dinero extra al fondo de emergencias.
    • El otro 50% destínalo a la deuda más cara.
  • Si tienes entre tres y seis meses de tus gastos en tu fondo de emergencias:
    • Destina 25% de tu dinero extra al fondo de emergencias.
    • El otro 75% destínalo a la deuda más cara.
  • Si tienes más de seis meses de tus gastos en tu fondo de emergencias:
    • Destina 0% de tu dinero extra a tu fondo de emergencias.
    • Destina el 100% al pago de tu deuda más cara.
cómo proteger tus finanzas personales

Paso 3: Crea nuevas fuentes de ingreso

Este paso es crucial por dos razones:

  • Si llegaras a perder tu fuente de ingresos principal (que, como ya establecimos, es un riesgo más grande durante una recesión), tus ingresos no bajan a $0 completamente
  • En caso de que pierdas tu fuente de ingresos principal, tienes otra fuente de ingresos en la cual enfocarte, para dedicarle tiempo y hacerla crecer.

 

Toma en cuenta que este paso no requiere de dinero necesariamente. Entonces, a pesar de que es el paso tres, lo puedes realizar a la par de los pasos anteriores. Hay varias fuentes de ingreso que puedes crear con las herramientas que quizás ya tengas, como tu teléfono, una computadora y una conexión a internet. Se trata, entonces, de destinar algunas horas de tu tiempo todas las semanas, para ejecutar los siguientes pasos:

  • Idear qué fuente de ingresos puedes crear.
    1. Esto lo puedes hacer volteando a ver tus fortalezas, el tipo de habilidades que tienes y las actividades que te gusta realizar.
    2. El libro de Side Hustle, de Chris Guillebeau, puede serte particularmente útil en este punto.
  • Construir tu marca personal.
    1. Esto te asegurará que más personas empiecen a identificarte como alguien en quien pueden confiar y como alguien que sabe realizar cualquier idea que hayas tenido en el paso anterior.
    2. El libro de Entrepreneurial You, de Dorie Clark, es el que te puede ayudar a crecer tu marca personal y mostrar tu experiencia.
  • Monetiza tu experiencia.
    1. El objetivo completo de los puntos anteriores es llegar a monetizar tu experiencia, utilizar tu marca personal para adquirir clientes y generar ingresos con la idea que has elegido.
    2. Atreverte a cobrar por tu experiencia no es fácil, y muchas veces podemos poner precios muy bajos a nuestros servicios. Entonces, intenta imaginar cuánto te gustaría ganar al mes y divídelo entre 120, para calcular tu precio por hora; multiplica el resultado por las horas que te toma prestar tu servicio o crear tus productos, y ese será tu precio, al menos de aquí a que puedas hacer que tu negocio funcione sin ti o que tus objetivos de ingreso suban.

 

He subido un video a mi canal de YouTube. En él detallo mucho más cada uno de estos últimos pasos. Te dejo entonces mi Guía completa para crear tu siguiente fuente de ingresos.

 

Crear un apartado de ahorro en tu presupuesto mensual o crear nuevas fuentes de ingreso no es sencillo. Decidir destinar el ahorro o el ingreso a un fondo de emergencias o a pagar tus deudas, en lugar de a recompensas más inmediatas, tampoco lo es; pero si trabajas con consistencia a lo largo de los meses y los años (recuerda que una recesión ocurre aproximadamente cada seis años), podrías tener tus finanzas personales tan sólidas para la siguiente recesión como para vivir tu vida sin mayores afectaciones.

 

¡Que tengas éxito en el fortalecimiento de tus finanzas!

Escrito por Eduardo Rosas Osorno

Referencias:

  1. Federal Reserve Bank of St. Louis. “Unemployment Rate | FRED | St. Louis Fed.” FRED, Accessed 25 July 2022.

Si te gustó este artículo, te recomendamos continuar con:

Excelencia educativa: el objetivo de la alianza entre EBC y GBMV

¿Te gustó esta nota?

¡Califícala!

Promedio 4.3 / 5. Conteo 24

¡Sé el primero en votar!

You don't have permission to register
Ajustar textos-+=